La característica  principal de un de gran diseño no solo es su habilidad para perdurar en el tiempo pero también su capacidad para hacerlo sin apenas modificaciones. El silbato Thunderer de Acme Whistles es sin duda un gran ejemplo de ello, cumpliendo su función ininterrumpidamente y a la perfección, desde su creación en 1884, y siendo hoy en día el silbato más vendido del mundo, presente en 137 países.

Su inventor, Joseph Hudson, partió del distintivo sonido del silbato de la policía metropolitana de Londres,  Metropolitan Whistles , desarrollado por el mismo con anterioridad. El mundo del futbol necesitaba urgentemente mejorar el sistema de arbitraje de la época,  basado en un sistema de señales con pañuelos y palos. A diferencia del silbato Metropolitano, cuyo sonido debía recorrer largas distancias, este nuevo silbato necesitaba ser capaz de ser oído a través del intenso sonido ambiental. La solución la encontró insertando una pequeña bolita , originalmente era de corcho, en el interior del silbato de latón. El aire presiona esta bolita moviéndola por la cavidad y provocando el
característico sonido roto  del pitido del arbitro.

Silbato Acme Thunderer juguete

Sufrió algunas pequeñas modificaciones en los años 20 para reducir su tamaño y mejorar su rendimiento, pero sigue siendo fabricado por la misma compañía, Acme Whistles y todavía son probados uno a uno durante el control de calidad.