En Internet, así como en tiendas físicas, podemos encontrar juegos de todo tipo: tanto de plástico, como de madera, digitales o no, que funcionan con pilas o sin, etc.
Sin embargo, los juguetes digitales han sido frecuentemente rechazados por tener como única finalidad la de entretener y distraer al niño, a menudo de manera excesiva. No tienen como propósito el de estimular el aprendizaje, ni consiguen promover la creatividad de los niños. Los que funcionan con baterías suelen seguir el mismo patrón.

Sin embargo, los juegos de madera para niños se caracterizan por ser diferentes. Son más imaginativos, más versátiles y esto los diferencias de los demás juegos. Y es que los juguetes digitales no dan tanto espacio a la creatividad como los de madera: su forma de utilización está ya predispuesta.

Los estudios han demostrado como los primeros son más educativos para los niños y son capaces de originar pensamientos diversificados, por lo que  ayudan al desarrollo de muchas habilidades: entre ellas la capacidad de resolver problemas, el mejoramiento de la destreza motora, etc.

Además, son más resistentes (ventaja muy importante al tratarse de objetos para niños), mientras que se conocen casos de juegos de plásticos retirados del mercado, por violaciones de normas de seguridad (ej. utilizo de pintura con plomo).

Los juguetes de madera son eco-sostenibles, reciclables y los procesos de producción son respetuosos con el medioambiente: no contienen productos químicos ni toxinas por lo que tenemos la seguridad que los bebés(que tienden la tendencia a ponerse todo en la boca) jueguen con artículos que no sean dañino para la salud. Estos juguetes están hechos de materiales completamente naturales.

Fabricados con madera certificada, aseguran el respecto y la protección de los bosques.
Los niños aprenderán la importancia de la eco-sostenibilidad, así como la capacidad de cuidar de los objetos y evitar los desperdicios.
Otra ventaja de los juguetes de madera es que nunca pasan de moda, y se pueden pasar de padre a hijo. Si a eso les añadimos la ventaja de ser muy resistente, podemos concluir que estamos hablando de un ahorro considerable. Además, al durar más tiempo, producen menos residuos.

¿Aún dudáis entre juegos de plástico o de madera? 😉