Los juguetes son más que diversión. De hecho, la mayoría de ellos pero especialmente los comúnmente llamados juguetes educativos o didácticos, son realmente importantes para el desarrollo infantil de tu hijo.

Expertos en desarrollo infantil nos dicen que todo aquello que ocurre durante los primeros 5 años de vida tiene un gran impacto tanto el desarrollo del cerebro del niño, como en su forma futura de aprender y sus habilidades a lo largo del resto de su vida. Por esto, los juguetes son elementos importantísimos cuando hablamos de desarrollo infantil. Los juguetes didácticos, son fundamentales en el desarrollo de las habilidades motoras, cognitivas y sociales y los niños que juegan con juguetes adecuados tienen un desarrollo más conveniente y alcanzan las metas de dicho desarrollo antes.

Juguetes para bebés
Los bebés nacen sedientos de nuevas experiencias a través de las cuales explorar el nuevo mundo que los rodea. Aún tienen todo por aprender y cualquier forma, color, textura, sonido o sabor despierta su interés, siendo muy apropiados los juguetes sencillos orientado a la estimulación de sus sentidos. Sonajeros, bloques sencillos con colores y contrastes, gimnasios bebés con móviles coloridos y distintas texturas, etc…

Juguetes para niños de 2-3 años

Los niños de estas edades comienzan a pedir juguetes más variados. Claro que los mismo juguetes que ya conoce siguen valiendo ya que ahora los usan de manera distintas favoreciendo el aprendizaje de nuevas cosas, pero también necesitas juguetes pensados para su edad. Juegos de selección de formas y bloques de construcción que les introduzcan conceptos de simetría a la vez que les ayudan a refinar la coordinación motora fina son ideales en esta etapa.

Juguetes para niños de 3-5 años

Ha llegado la etapa escolar y los más pequeños se enfrentan a actividades orientadas a la adquisición de la lectoescritura y pensamiento matemático. En esta etapa debería primar juguetes educativos que favorezca el aprendizaje de estas materias. Juguetes y juegos que sirvan de introducción o fortalecimiento de lo aprendido  en el cole, pero siempre de forma divertida y amena. Pueden ser sencillos puzles de números y letras o incluso instrumentos tecnológicos adecuados para su edad. Jugar con tu hijo en esta etapa es especialmente importante ya que crea una unión sólida contigo, a la vez que aprende y se divierte. Conseguir que un niño disfrute aprendiendo es la clave para que desarrolle una actitud positiva frente al aprendizaje cuyo beneficios futuros son innumerables.